Oculta Entre Las Sombras Capítulo 17 (2024)

CAPÍTULO 17

Oculta Entre Las Sombras Capítulo 17 (1)

-¡TÚ! – Le grité enfadada, nada más entrar en la sala de música. Tenía aunfresca la conversación con mi padre y aún me costaba creer lo que me habíadicho.

(Hace unos minutos…en la biblioteca)

- ¡Eres una Kensington! ¿Cómo es posibleque teniendo a una preciosa chica que te ama no le hayas echado narices y lehayas dicho lo mismo? – La mandíbula se me desencajó por completo…

- ¿Qué?

- No te hagas la tonta señorita. Ayertuve una conversación muy seria con Alexia y me dijo que aún no habíais formalizadola relación porque tú aún te habías dignado a decirle lo que sientes… - Dijo mipadre molesto.

- Que…Que yo no… - Empecé a notar comomi tensión subía y mis puños se cerraban con fuerza. ¿Qué ella me qué? ¡Y unamierda!

- Cariño… sé desde siempre que loschicos no te interesaban, pero si es por mí no tienes que preocuparte por eso. –Siguió diciendo mi padre, ajeno por completo a mi estado de ira contenida. –Pero ya sabes que yo soy aún muy tradicional para algunas cosas, y no me haparecido bien que hayáis empezado a salir sin mi permiso… al fin y al cabo,Alexia vive en mi casa y no soy tan ingenuo como para pensar que no aprovecháistodos los ratos que yo estoy en el trabajo… - Espera está insinuando que ella yyo… Oh no… eso no…

- ¡Papa, por Dios! ¡Sigo siendo virgen! –Le grité enfadada. Mi padre se ruborizo por completo.

- Bueno, no hace falta que des tantosdetalles, pero me alegro. Así debe ser hasta que os caséis…

- ¿Ca-ca-casarnos? ¡Papá tengo 18 años! –Esto era surrealista… En cuanto la pille…

- ¿Y? Tú madre tenía tan sólo 22 cuandonos comprometimos… y me habría casado con ella mucho antes si no hubiera sidotan cabezota como tú… ¡y no! No pienso dejar que la pobre Alexia pase por elmismo suplicio por el que pasé yo… fueron dos años desperdiciados sabiendo quenos amábamos pero la cabezona de tu madre no quería aceptarlo… por suerte soyun hombre que no se rinde fácilmente y finalmente acepto salir conmigo…

- Espera… ¿Estuviste detrás de mamá dosaños antes de salir juntos? Pero si ella me dijo…

- Sí, sí… tu madre siempre tenía unaversión de la historia muy bonita, pero lo cierto es que me moría de dolor cadavez que iba a verla y ella se negaba una y otra vez a salir conmigo… yo eraocho año mayor que ella e iba todos los viernes a verla salir de la universidaddesde que la vi por primera vez en los juzgados… Cielos, era una mujer contanto carácter. – Mi padre sonrió ante el recuerdo. – El día que la conocíestaba llorando en las escaleras de los juzgados por que una de sus prácticas habíasalido mal y su profesor la había echado de la sala de una forma muyindignante. Me acerqué pensando que necesitaba mi ayuda y resulta que estaballorando de rabia. – Dijo riendo. – “En cuanto salga de la sala piensoestrangularlo” decía con furia refiriéndose a su profesor “¿Pero quién se hacreído?” decía “¿Y quién carajos es usted? ¿También quiere un puñetazo?” medijo. Yo me quedé de piedra… era la primera vez en mi vida que veía a una mujertratarme así… yo era un galante y tú madre me vio venir de lejos… pero me quedéprendado de ella nada más verla, y en cuanto me gritó, me prometí ganarme sucorazón fuera como fuera. Averigüé donde estudiaba, y cada viernes, después desalir de la empresa, iba a buscarla para pedirle una cita. – Mi padre tenía losojos soñadores, como si estuviera reviviendo todas la esperanzas que sentía alesperarla salir. – A ella nunca se le dio bien expresar sus sentimientos… peroyo lo veía… veía la luz en sus ojos cuando nos mirábamos justo antes de que memandara a paseo. – Sonreí a pesar de mi enfado al imaginarme a mi madre aireara mi padre sin problemas, a pesar de su estatus. – Pero un viernes no pude ir…la empresa necesitaba que fuera a Estados Unidos para terminar de organizar uncontrato… me negué, pero tu abuelo no me dejó alternativa, ya sabes como es. –Sí, el cascarrabias del abuelo siempre fue un hombre de negocios de los pies ala cabeza… - El viernes próximo llegué a la universidad algo más tarde que decostumbre y temí haber vuelto a perder una oportunidad para verla… pero allíestaba. – Mi padre tenía los ojos llorosos al recordar. – Igual que la primeravez que la vi. Estaba sentada en las escaleras de la universidad llorando ymaldiciendo a pleno pulmón. Me acerqué con cuidado, porque ni todas las vecesque me había mandado a paseo estaba tan enfadada… “Egoísta, hipócrita, mentiroso,irresponsable…” no sabía a qué se refería, pero a pesar de su enfado no pudeevitar acercarme más de la cuenta y tenderle un pañuelo, no podía verla llorarasí, me partía el corazón. Y cuando ella levantó la vista, sus ojos brillaroncomo siempre lo hacían al verme. – Mi padre se sentó y yo me senté a su lado. –Fue el guantazo más fuerte que me han dado en la vida. – Dijo llevándose unamano a la mejilla. – Si intento recordar aun puedo sentir el dolor… Sí, tumadre tenía carácter, pero también uno de los corazones más sensibles ypreciosos del mundo… ese día me dijo de todo, me mandó a la mierda más veces delas que puedo contar, y aun así, cuando terminó, y volví a pedirle que salieraconmigo, ella dijo que sí. – Mi padre me cogió una mano y la besó condelicadeza. – Ten por seguro, que el beso que nos dimos después de aquelloborró de mi memoria todos los pesares que había pasado en los dos años deespera… aun así, no me gustaría ver cómo te ocurre lo mismo, cariño. Debes arriesgartu corazón para descubrir la verdadera felicidad. – Sonreí y le bese a mi padreen la mejilla.

- Tranquilo papá… lo haré. – Me levanté,ya más tranquila y nostálgica por el recuerdo de mi madre, cuando mi padrevolvió a hablar, recordándome por qué estaba enfadada.

- ¡Fantástico! He invitado a los abuelosa vuestra representación… así tendrán la oportunidad de conocerla. - ¿Esperaqué? No… si la abuela conoce a Alexia eso significa que… - Puede que alprincipio les cueste un poco, ya que no es ninguna aristócrata, pero en cuantosepa de quien es hija, tu abuelo se quedará conforme… y tu abuela, bueno,supongo que habrá que atarla en corto si no queréis que la boda se celebrepronto… ya sabes cómo se pone con estas cosas… puede que incluso se alegre detener que pensar en dos vestidos de novias para la boda…

- Pero pa-papá… ¡yo no me quiero casar! –¡Por el amor de cristo, estamos en el siglo XXI y ni siquiera estoy preñada! – ¡YAlexia tampoco!

- ¿Pero cómo que no, cariño? Os amáis yeso es lo que importa… es sólo para dejar a tus abuelos contentos, ya sabes queellos son de los que pensaron que a tu madre se le había pasado el arroz cuandome casé con ella… y sólo tenía 23 años… lo único que tienes que decirles es queestáis a punto de prometeros… cuando estéis prometidas a la abuela no leimportará esperar a que acabéis los estudios. – Oh, no… no, no, NO…

Salí de la biblioteca como una moto,estaba más nerviosa que enfadada. Pero como pudo Alexia hacer que mi padrellegara a esa conclusión… “Síguele la corriente” me dijo. ¿Y cómo quiere que lesiga la corriente? Quería explicaciones y las iba a tener.

Me extrañó muchísimo que la sala demúsico estuviera tan tranquila, así que antes de abrir la puerta escuché aAlexia a y Stephen hablar…

- Bah… lo sabe todo el mundo, el únicoque no lo quiere ver es el gruñón de mi padre. Sigue pensado que soy amaneradopor la danza y que llevo colado por Elizabeth desde hace años. – Stephen seempezó a reír, incluso yo sonreí al saber que era cierto. Más de una vez habíatenido que aguantar las insinuaciones del padre de Stephen sobre nuestrassupuesta relación…– Si el supiera que ambos tenemos más plumas que piel… - ¿¡¿Esperaqué?!? Oh no… Stephen… no acabas de decir eso… ¿Verdad?

- Pero Elizabeth no…

- ¿No qué? ¿No me digas que no te hasdado cuenta? Es la tía más bollera que he conocido en toda mi vida… - OhStephen, ¡te voy a matar! - bueno,tampoco es que haya conocido muchas, pero cielos… ¡es más que obvio! Es su vidaa mirado a un chico, ni que decir que jamás ha salido con ninguno por no decirque lleva años enamo… - Abrí la puerta de par en par y miré a Stephen furiosa.Se había tapado boca de repente y me miraba espantado… y Elizabeth también…mierda, si le digo algo a Stephen ahora Alexia se dará cuenta de que se estabarefiriendo a ella… pensé rápidamente y recordé la conversación que tuve con mipadre…

- ¡TÚ!– Grité acercándome a ella. Al llegar a su altura, la empuje con fuerza, peroella se mantuvo de pie. - ¿Cómo te atreves a decirle eso a mi padre? ¿Te dascuenta del lio en el que nos has metido? ¡Ahora quiere presentarte a misabuelos como mi futura prometida! – Bueno, al menos, eso era cierto. Alexiaabrió la boca y los ojos espantada… Vaya,sí que parece desagradarle la idea

-¿Cómo qué prometida? ¡Si somos unas crías! Y en todo caso sólo llevaríamossaliendo unas semanas… ¡están locos! – Dijo alterada.

- Pues haberlo pensado mejor antes de decirle ami padre que “me amabas” – Dije desafiante. Alexia se puso como un tomateavergonzada, pero pronto volvió a enderezarse y me señaló acusadoramente con eldedo.

- ¡Nome habría visto obligada a decirle eso si no tuviera toda la cara cubierta detu estúpido carmín! – Me gritó. Esta vez fue mi turno de ruborizarme. Cielos, es cierto… con todo el lío delsecuestro no le dije que aún tenía restos de carmín…

- ¡Yono tengo la culpa de que no sepas limpiarte como es debido!

- ¡Peroyo no fui la que me metió la lengua hasta la garganta! – Me gritó… cada vez estábamosmás cerca la una de la otra… pero yo ya estaba embalada, y no podía parar.

-¡Tú fuiste la que me beso en primer lugar! – Dije indignada.

-Espera… ¿Alexia te beso? – Preguntó Stephen feliz… ya no recordaba que estabaallí.

-¡CÁLLATE STEPEHEN! – Gritamos al unísono.

-Perdón… - Dijo el en un susurro temeroso, alejándose de nosotras. Alexia y yoparecíamos tanto enfadas como avergonzadas. Sus tormentosos ojos azules meconfundían y me ponían nerviosa…estaban igual que ayer por la noche antes debesarme… La puerta de la sala de música se abrió y entró mi padre preocupado.

- ¿Sepuede saber que son todos esos gritos? – Preguntó alterado. Rápidamente, rodeéla cintura de Alexia provocándole un escalofrío que me extrañó.

-Nada papá… sólo intentábamos ponernos de acuerdo en una coreografía que no nossale muy bien… - Dije sonriente, pellizcándole a Alexia en el costado para quetambién respondiera.

-Ay… sí, sí… no nos ponemos de acuerdo… - Dijo nerviosa. Stephen también asintiórápidamente y mi padre pareció relajarse.

-Vale… pero intentad no gritar tanto… vais a darle un ataque al corazón a lapobre Ruth… - Mi padre salió cerrando la puerto y Alexia y yo nos separamosrápidamente como si nos hubiéramos quemado.

-Vale… mira… siento lo de tu padre y todo eso. – Dijo Alexia rápidamente. – Ya buscaremosalguna solución para eso, pero ahora lo importante es la representación… cuandotermine todo el viernes podremos pensar con más claridad y ver como evitamos… “eso”.– Stephen pareció alegrarse al ver que al fin había algo de calma y se dirigióal estéreo para conectar la música. – Qué… ¿Qué le has dicho para que… ya sabes?– Me preguntó Alexia nerviosa. Yo la miré y aparté la mirada rápidamente… eraincapaz de responderle mirándola a los ojos.

-Que te amo. – Dije en un susurro.

-¿QUÉ? – Miré a Alexia, que tenía una expresión de temor puro…Ains…

-Pues eso, le dije que te diría que también te amaba… ¿Contenta? ¿Era eso lo quequerías no? Que le siguiera la corriente...


-Ah… sí… sí… eso era. – Alexia estaba muy rara. Comenzamos a ensayar y comosiempre, la coreografía salió perfecta… sin embargo algo había cambiado… cuandobailaba con Alexia, sus ojos ya no eran tan inexpresivos como en sesionesanteriores… al mirarla a los ojos mientras bailábamos, sentía una presión agobianteen el corazón… no eran nervios, ni tampoco vergüenza… era algo distinto… era…devastador…

Oculta Entre Las Sombras Capítulo 17 (2024)

References

Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Dr. Pierre Goyette

Last Updated:

Views: 5955

Rating: 5 / 5 (50 voted)

Reviews: 89% of readers found this page helpful

Author information

Name: Dr. Pierre Goyette

Birthday: 1998-01-29

Address: Apt. 611 3357 Yong Plain, West Audra, IL 70053

Phone: +5819954278378

Job: Construction Director

Hobby: Embroidery, Creative writing, Shopping, Driving, Stand-up comedy, Coffee roasting, Scrapbooking

Introduction: My name is Dr. Pierre Goyette, I am a enchanting, powerful, jolly, rich, graceful, colorful, zany person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.